Valora este artículo y ayúdanos a mejorar

DESTACADO

Causas del Acné

Según la web estadounidense Medical News Today, el acné es una enfermedad crónica e inflamatoria de la piel que causa manchas y granos, especialmente en la cara, hombros, espalda, cuello, pecho y la parte superior de los brazos.
El período de mayor incidencia de esta afección en el ser humano es la pubertad (momento en el que se activan las glándulas sebáceas), pero puede ocurrir a cualquier edad. No es peligroso, pero puede dejar cicatrices en la piel.

Las glándulas sebáceas son estimuladas por las hormonas masculinas procedentes de las glándulas suprarrenales, tanto en hombres como en mujeres. Así, el acné se desencadena cuando dichas glándulas sebáceas producen aceite, aceite que bajo ciertas circunstancias ayuda a generar infección en el folículo piloso.

Tipos de acné

Las espinillas propias del acné varían en tamaño, color y nivel de dolor. Existen pues diferentes variedades de esta afección:

  • Puntos blancos: permanecen debajo de la piel y suelen ser pequeños.
  • Puntos negros: bastante visibles, aparecen en la superficie de la piel
  • Pápulas: pequeñas protuberancias, generalmente rosadas, que son visibles en la superficie de la piel.
  • Pústulas: claramente visibles en la superficie de la piel, son de color rojo en su base y tienen pus en la parte superior.
  • Nódulos: también visibles en la superficie, son granos grandes, sólidos y dolorosos que están incrustados en la piel.
  • Quistes: de nuevo claramente visibles en la superficie de la piel, son dolorosos y contienen pus. Los quistes pueden causar cicatrices.

Causas del acné

La piel humana tiene poros que se conectan, a través de los folículos pilosos, a las glándulas sebáceas. Los folículos son pequeños sacos que producen y secretan líquidos. Las glándulas también producen un líquido aceitoso llamado sebo, que transporta células muertas a través de los folículos hasta la superficie de la piel. Un pequeño vello crece a través del folículo, y las espinillas aparecen cuando los folículos se bloquean.

En concreto, las células de la piel, el sebo y el cabello pueden llegar a agruparse en un tapón. Este tapón se infecta con bacterias, lo que puede generar hinchazón, y la espinilla se desarrolla cuando el tapón empieza a romperse.

La bacteria que vive en la piel y contribuye a la infección de los granos es la Propionibacterium acnes. La investigación sugiere que la gravedad y la frecuencia del acné dependen de la cepa de las bacterias, pues no todas las bacterias del acné desencadenan espinillas, e incluso alguna de esas cepas ayuda a mantener la piel libre de granos.

Factores hormonales

A pesar de que el acné se desencadena por toda una variedad de factores, se cree que la causa principal es un aumento en los niveles de andrógenos. El andrógeno es un tipo de hormona cuyos niveles aumentan cuando comienza la adolescencia. En las mujeres, se acaba convirtiendo en estrógeno.

El aumento de los niveles de andrógenos hace que crezcan las glándulas de aceite debajo de la piel, y la glándula agrandada produce más sebo. Por añadidura, el exceso de sebo puede romper las paredes celulares de los poros, haciendo que las bacterias crezcan.

Otros desencadenantes

Algunos estudios sugieren que los factores genéticos pueden aumentar el riesgo. Otras posibles causas serían algunos medicamentos que contienen andrógenos y litio, los cosméticos grasientos, los cambios hormonales, el estrés emocional o la menstruación.

Remedios de la abuela

Pero no sólo de la abuela: no les imputemos exclusivamente la medicina casera creativa. Mucha otra gente lleva dentro un médico en ciernes que quiere acabar con el acné con métodos caseros. Repasemos la posible validez de los mismos:

Dieta

No está claro qué papel juega la dieta en el empeoramiento del acné. Se ha descubierto que las personas con una dieta rica en vitaminas A y E y en zinc pueden tener un menor riesgo de acné severo. Una revisión de estudios realizada por tres investigadoras polacas describió el vínculo entre el acné y la dieta como «controvertido» (en el sentido de poco claro), pero sugirió que una dieta con una carga glucémica baja puede ayudar.

Aceite de árbol de té

Los resultados de un estudio sobre 60 pacientes, publicado en el Indian Journal of Dermatology, Venereology and Leprology, sugirieron que el aceite de árbol de té diluido al 5% puede ayudar a tratar el acné leve a moderado.

Existe cierta evidencia de que los polifenoles del té (incluidos los del té verde), aplicados en una preparación tópica, pueden ser beneficiosos para reducir la producción de sebo y tratar el acné. Sin embargo, en este caso de estudio los compuestos se extrajeron del té, lo que pone en duda la utilidad de usar el té directamente de forma casera (es decir, sin dicha extracción previa de los compuestos).

Cremas hidratantes

Según un estudio, las cremas hidratantes pueden calmar la piel, especialmente en personas que están usando un tratamiento para el acné con isotretinoína. Los humectantes que contienen hamamelis, o también aloe vera en una concentración de al menos el 10%, pueden tener un efecto calmante y posiblemente antiinflamatorio.

El papel del jabón de Alepo en la lucha contra el acné

En primer lugar, el jabón de Alepo no contiene grasas animales (sebo) que obstruyen los poros de la piel.

La concentración de aceite de laurel, tiene virtudes curativas y antisépticas que previene la  infección de las lesiones del acné y ayuda a su cicatrización.

Debido a su composición natural y sin productos químicos añadidos, el jabón de Alepo respeta y reequilibra la piel.

Consejos y prevención

Teniendo en cuenta que el acné es una afección abordable desde la medicina, y sin pretender sustituir el tratamiento médico que corresponda a cada caso y persona, existen ciertos consejos generales que pueden resultar útiles:

  • Lávate la cara no más de dos veces al día con agua tibia y un jabón suave
  • No frotes la piel ni rompas los granos, ya que esto podría empujar la infección hacia abajo, causando más bloqueo, hinchazón y enrojecimiento, además de propiciar cicatrices.
  • Al hablar por teléfono, mantén el aparato alejado de la cara, ya que es probable que contenga sebo y residuos de la piel.
  • Lávate las manos con frecuencia, especialmente antes de aplicar lociones, cremas o maquillaje.
  • Limpia las gafas regularmente, ya que acumulan sebo y residuos de la piel.
  • Si el acné está en la espalda, los hombros o el pecho, intenta usar ropa holgada para que la piel respire. Evita prendas ajustadas, como cintas para la cabeza, gorras y bufandas, o lávalas regularmente si las usas.
  • Elige maquillaje para pieles sensibles y evita los productos a base de aceite. Quítate el maquillaje antes de dormir.
  • Mantén el cabello limpio, ya que acumula sebo y residuos de la piel. Evita los productos grasos para el cabello, como los que contienen manteca de cacao.
  • Evita la exposición excesiva al sol, ya que puede causar que la piel produzca más sebo. Además, varios medicamentos para el acné aumentan el riesgo de quemaduras solares.
  • Evita la ansiedad y el estrés, puesto que pueden aumentar la producción de cortisol y adrenalina, que exacerban el acné.

SUSCRÍBETE Y CONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra Newsletter esta hecha por y para humanos, para probar que eres uno de los nuestros, revisa el mail que acabamos de enviarte.

SUSCRÍBETE YCONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra newsletter está hecha por y para humanos, para demostrar que tú también lo eres, haz clic en el enlace del email que acabamos de enviarte.

SUSCRÍBETE YCONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra newsletter está hecha por y para humanos, para demostrar que tú también lo eres, haz clic en el enlace del email que acabamos de enviarte.

Share This