¿Cuál es tu tipo de piel?

Habrás oído una barbaridad hablar de tipos de piel, pero ¿tienes clara cuál es la tuya? Los pasos más importantes en el cuidado de la piel, es conocer cuál tienes específicamente y adaptar tu rutina a las necesidades que debas cubrir. 

La división más evidente es entre pieles grasas, secas o mixtas. Seguro que casi te lo sabes al dedillo, ¿o no?

La naturaleza de tu piel

  • La piel grasa es un tipo de tejido con una mayor producción de sebo, lo que provoca que se quede acumulado en la superficie y se traduzca en brillos (además de otras complicaciones que puede tener en capas inferiores de la dermis). El truco es que estéticamente se identifica fácilmente. También es más probable que tenga poros abiertos o acné.

  • La piel seca sufre del problema contrario. Al producir menos grasa tiene dificultades para retener la humedad propia de la piel y muestra un aspecto quebradizo que incluso puede llegar a ser una tirantez que se identifica fácilmente. 

  • La piel mixta es una combinación de las anteriores. De hecho, en inglés se suele calificar como “combination skin”. Es un tipo de piel que suele tener tendencia grasa en la llamada zona T, la frente y las mejillas, pero tendencia seca o en ocasiones normal en el resto del rostro. Aplicar productos específicos para piel grasa puede provocar sequedad en las zonas que no son propiamente grasas y convertirse en una molestia.

  • Una piel que no tuviera ninguna de las tendencias anteriores, sería una piel normal. Aunque es un término que puede dar lugar a confusiones, porque en comparativa, puede ser de las menos frecuentes y también da a entender que las demás pieles son la excepción. Se definiría como una piel con un balance por el que no tiene tendencia aceitosa o a las tiranteces. 

Conocerse para cuidarse

La riqueza y la variedad de nuestros rostros no se queda ahí y más allá de conocer a grandes rasgos esta clasificación de pieles, te darás cuenta de que puede haber muchas más características en tu piel. ¿Una zona sensible? ¿Un área que tiende a las rojeces? ¿Manchas, alergias?
Mantener en buen estado nuestra piel es más que una cuestión estética. Piensa en un dato: la piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Una barrera que nos protege sin que le prestemos atención ya que aisla los órganos internos de infecciones y nos evita enfermedades. Nuestra salud puede verse altamente comprometida si este órgano tan delicado deja de funcionar adecuadamente, como es el caso de las personas que sufren grandes quemaduras que afectan a todas las capas de la dermis.  
Todas las pieles necesitan una limpieza en profundidad y adecuada a sus necesidades. Necesitan verse liberadas de los elementos externos que se pueden haber ido depositando a lo largo del día (contaminación, suciedad) pero también de los elementos internos que afloran a la superficie como el sudor o la grasa. 

El jabón de Alepo, tu aliado perfecto

La buena noticia que tenemos que darte es que el jabón de Alepo tiene la composición perfecta para tu piel sea cual sea esta, porque debido a su contenido de aceite de oliva es adecuada para hidratar en profundidad sin agregar grasa a la piel. Y al mismo tiempo el poder antiséptico del laurel te ayuda a mantener la grasa a raya allá donde lo necesites.
La composición de nuestro jabón de Alepo incluye un 40% de aceite de laurel. Esta formulación es la más alta que encontrarás en el mercado, ya que por encima de dicho porcentaje la pastilla de jabón no se mantendría sólida a temperatura ambiente, sino que la alta presencia de aceite de laurel haría que se derritiera y que la tuviéramos que guardar en la nevera como a la mantequilla.

¡Hazte miembro ahora! y llévate un:

 Jabón ¡GRATIS!  

¡Únete a la experiencia más saludable y solidaria y disfruta de todos los beneficios!

* campo requerido
Consentimiento *

¡Te has suscrito correctamente!

Share This

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies.
Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar