Los efectos de las mascarillas y geles en nuestra piel

por | May 8, 2020 | Salud

Los españoles hemos estado viviendo en confinamiento por más de 40 días. Este cambio repentino en la vida cotidiana tiene efectos en nuestro cuerpo y especialmente en nuestra piel.

El estrés, la fatiga o la falta de sueño se reflejan directamente en nuestra cara, brazos, piernas o incluso en nuestro cabello y desempeña un papel importante en la aparición de un brote de eczema o psoriasis

Piel seca y jabón

Desde el comienzo de la epidemia, la autoridades sanitarias ha alentado a todos a lavarse las manos escrupulosamente varias veces al día. Este gesto de barrera no está exento de consecuencias para nuestra piel: la sequedad.

La piel seca está directamente relacionada a los gestos de barrera que se nos indican. Los jabones comerciales son uno de los productos  que más resecan la piel ya que elimina la película protectora natural en la superficie de esta y que forma una capa de grasa que ayuda a mantener un buen nivel de hidratación de la piel. Este lavado de manos repetido también puede promover la aparición de eczema o psoriasis si la persona es propensa a estas patologías.

Para reducir el efecto de la sequedad en la piel, se recomienda aplicar una crema para manos al menos una vez al día o el uso de aceites naturales como el aceite de laurel por sus extraordinarias propiedades antisépticas e hidratantes.

Te recomendamos los jabones de Alepo fabricados por refugiados sirios, con 60% de aceite de oliva que proporciona hidratación, y con un 40% de aceite de laurel que es un antiséptico natural, para eliminar virus, bacterias, hongos, levaduras y suciedad. ¡Ahora con un 40% de descuento por tiempo limitado!

 

Mascarillas contra el coronavirus

En medio de la pandemia de Covid-19, usar una mascarilla es esencial, particularmente para el personal de salud, para protegerse y limitar la propagación del virus. Pero usar una mascarilla durante todo el día, o incluso durante algunas horas, puede causar irritación en la piel.

Karen Ousey, especialista en piel y profesora de la Universidad de Huddersfield (Inglaterra), explica que estas infecciones pueden ser causadas por la transpiración y el roce de las máscaras contra la nariz: «Las personas sudan debajo de las mascarillas y esto causa fricción, con daño por presión en la nariz y las mejillas y potencialmente desgarros de la piel que pueden provocar infección «.

Si son graves, estas infecciones pueden dejar cicatrices duraderas en la cara o, en el peor de los casos, requerir tratamiento hospitalario. Para limitar los riesgos, La Universidad de Huddersfield publicó recientemente una serie de recomendaciones, dirigidas prioritariamente a los sanitarios, pero que pueden aplicarse a todos, incluidas las personas para quienes el teletrabajo es imposible, como los empleados de supermercados.

«Las máscaras que usan los profesionales de la salud deben ser adecuadas para la cara. Si los médicos agregan vendajes a la piel debajo de la máscara después de ponersela, existe el riesgo de que la máscara ya no se ajuste correctamente. La presión ejercida sobre la nariz por la máscara también requiere retirarla cada dos horas a una buena distancia del paciente, luego limpiar la piel antes de volver a colocarla «.

También recomiendan limpiar e hidratar a fondo nuestra piel al menos media hora antes de ponernos las mascarillas, para mantener la piel limpia y libre de sudor. «Si sientes que la máscara te está rozando, quítala lo antes posible y asegúrate de hacerlo de manera segura», aconseja.

Estrés, fatiga y pantallas

Si la piel inicialmente reacciona al agua, al jabón, al uso de mascarillas, otros factores favorecen la aparición de acné o irritaciones.

Nuestra piel reacciona a varios ataques que han aparecido al mismo tiempo. Todo esto es una fuente de estrés para nuestro organismo y el estrés conduce a la secreción de cortisol que puede desencadenar un brote de acné o la psoriasis.

Pasar horas frente a las pantallas en casa también hace que nuestra piel se deteriore. La luz azul de las pantallas agrava las manchas oscuras, así como los problemas de irritación e hipersensibilidad.

Por otro lado, un cambio en la dieta «puede tener efectos bastante rápidos y severos en la piel. En 10 días, la piel está más grasa, aparecen las espinillas.

Los médicos aconsejan que no dudar en consultar a un dermatólogo, incluso en este período de crisis de salud, para tratar adecuadamente el eczema o la psoriasis.

Buenos consejos para dejar de tocarte la cara

La nariz, los ojos y la boca son puertas de entrada para el virus Covid-19. Es posible limitar estos pequeños gestos inconscientes entre las manos y la cara, por un tiempo determinado, gracias a algunos consejos prácticos.

En promedio, nuestra mano entra en contacto con nuestra cara hasta 3.000 veces al día. Según un estudio de 2015 en los Estados Unidos, los estudiantes de medicina se tocan la cara 23 veces por hora. «Sin embargo, la nariz, los ojos y la boca son puertas de entrada para virus y bacterias».

El coronavirus se transmite a través de las gotas al toser o estornudar. Al tocar una superficie contaminada y llevar nuestras manos a las membranas mucosas, como la nariz, la boca o los ojos, corremos el riesgo de contaminación. Es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y muchas instituciones han pedido evitar el contacto cara a cara tanto como sea posible.

Los pequeños gestos, como rascarse la nariz, frotarse los ojos o tocarse la frente, son inconscientes, lo que significa que los realizamos para aliviar las tensiones musculares o emocionales.

Es un reflejo arcaico, compartido también por nuestros primos los gorilas, los orangutanes y los chimpancés.

Algunos estudios han demostrado que el feto se toca la cara antes del nacimiento, y otro trabajo sugiere que cuando nos ponemos las manos en la cara después de estar en contacto con nuestros semejantes es para oler su olor. Nuestras manos también están muy atadas a nuestro inconsciente, y el picor tiende a aparecer bajo estrés. Tocarnos la cara, por lo tanto, nos permite tranquilizarnos, protegernos, comunicar nuestro estado de ánimo y, posiblemente, ocultar molestias.

La paradoja de la prohibición.

Para Benjamin Lubszynski, terapeuta, no debemos olvidar el aspecto contraproducente de una prohibición: «Cuando te dicen que no debes tocarte la cara, te dan ganas de hacerlo». Y dado el nivel de ansiedad que circula en este momento, es particularmente difícil resistirse.

Método de relajación de Jacobson

Este método se basa en el principio de contracción de los músculos para cansarlos y relajarlos.  «Si siente tensión en la cara, contraiga el área y luego relájese para crear relajación. «

También puedes usar objetos, como pañuelos desechables o un accesorio desinfectado, que rasparía áreas sensibles.

Abordar la causa de la tensión también ayuda a reducirla. Ambos terapeutas recomiendan lavar e hidratar la cara. Insiste en los labios y lucha contra la sequedad de las mucosas gracias en particular a una botella de agua, un bálsamo labial y cremas específicas en las áreas más secas.

Como último recursos, Benjamin Lubszynski aconseja la técnica del «casco del astronauta». Ponte una mascarilla o pañuelo en la boca y la nariz, usa gafas, un sombrero y guantes desechables. «La sensación del tejido en la piel reemplazará la necesidad de tocarse. Con todo este equipo puedes evitar el automatismo». 

SUSCRÍBETE Y CONSIGUE -10% DTO

* campo requerido
Consentimiento *

Nuestra Newsletter esta hecha por y para humanos, para probar que eres uno de los nuestros, revisa el mail que acabamos de enviarte.

SUSCRÍBETE YCONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra newsletter está hecha por y para humanos, para demostrar que tú también lo eres, haz clic en el enlace del email que acabamos de enviarte.

SUSCRÍBETE YCONSIGUE -10% DTO

* campo requerido
Consentimiento *

Nuestra newsletter está hecha por y para humanos, para demostrar que tú también lo eres, haz clic en el enlace del email que acabamos de enviarte.

Share This