DESTACADO

¿Cómo identificar el auténtico Jabón de Alepo

por | Ene 5, 2019 | Destacado

Consejos para comprar un auténtico Jabón de Alepo

Si nos estás leyendo, quizá sea porque te has hecho eco de la creciente popularidad del jabón de Alepo, sin duda merecida por la excelencia del producto. Pero para que este jabón no muera de éxito, como Venecia o los pantalones de campana, te vamos a ayudar a evitar las presentaciones comerciales que no hacen justicia al producto original.

Oro verde (y lo que no lo es)

Nuestro primer consejo, por supuesto, es que nunca dejes de leer la composición de cualquier producto: en ella reside la verdad. Con las siguientes indicaciones, sabrás qué debe constar en la composición del jabón de Alepo (y por supuesto, qué no debe constar nunca).

La formulación original es muy austera y sencilla: aceite de oliva, aceite de bayas de laurel y sosa. Ese es el verdadero y secular jabón de Alepo, que, atención, flota en el agua. Una pastilla de jabón de Alepo que se comporte en tu bañera como el Titanic en el océano es falsa.

Existen en el mercado jabones de Alepo en los que el porcentaje de aceite de oliva está rebajado, y esa disminución es sustituida por aceite de palma o de coco, ingredientes ajenos por completo a la formulación original. El coco es estupendo para la piña colada, pero en el jabón de Alepo no pinta nada. Y la palma, tampoco.

Por otro lado, en algunas presentaciones comerciales, el aceite de laurel está también rebajado o incluso no consta. Si tenemos en cuenta que el laurel es el ingrendiente que aporta más propiedades a este jabón, su ausencia es injustificable. Debemos recordar como un mantra lo siguiente: en el jabón de Alepo, la presencia del laurel es tan imprescindible como en la corona de Julio César.

Ningún animal sufrió daños durante el rodaje

El verdadero jabón de Alepo carece también por completo de cualquier tipo de grasa animal, lo cual encaja como anillo al dedo con las actuales políticas cruelty free, basadas en el rechazo a todo uso de materias procedentes de animales (además de evitar testar cualquier producto en ellos).

Por otro lado, la presencia en el jabón de cualquier tipo de perfumes, disolventes sintéticos o colorantes es indicadora de un jabón de Alepo fraudulento. Además, la introducción de estos elementos impropios de la formulación original hará que se resientan las propiedades de tu pastilla.

La mano que mece el jabón

Los maestros jaboneros sirios elaboran el producto siguiendo un método milenario de cocción, artesano y manual. Este método lento, de unas 48 horas, permite que los jabones conserven todos sus activos vegetales.

Durante esas jornadas de cocción se produce la llamada saponificación: el proceso químico por el cual el cuerpo graso (aceite de oliva), unido al agua y a una base (la sosa proveniente de plantas como la salicornia) genera jabón. Como último paso, se añade el aceite de las bayas de laurel.

La pasta de jabón de Alepo, cubierta por papel de parafina, reposa durante un día en el suelo de la propia fábrica. Tras esas 24 horas en las que el jabón se va enfriando, los trabajadores de la fábrica atan unas tablillas de madera a su calzado, para así poder desplazarse por el jabón extendido.

Skating on the soap

¿Y qué hace esta buena gente paseándose por encima del jabón? Por un lado, aplanarlo, uniformizarlo. Y por otro, utilizar una especie de rastrillo, con el que cortan el enorme bloque en cómodas pastillas para el uso personal.

Una vez cortadas, las pastillas son dispuestas en forma de torre para ser secadas al aire libre durante nueve meses. Un alumbramiento en toda regla: nueve meses para dar a luz a nuestras pastillas de jabón, a las que posteriormente criaremos en casa. ¿Que por qué las criaremos?

La maduración continua del jabón de Alepo

El alto contenido en aceites hace que el paso del tiempo mejore la calidad de una pastilla de jabón de Alepo. Pero su maduración y mejora no sólo se produce en el proceso de secado al aire libre, sino que incluso dentro de tu propia casa el paso del tiempo hará tu jabón aún más suave y sedoso.

Cuando la fabricación y maduración del jabón no sigue los anteriores pasos, lo normal es que la pastilla tenga un color más uniforme. Todo lo contrario que el verdadero jabón de Alepo, cuyo color es marrón no uniforme en el exterior y verde en el interior. El olor que desprende la pastilla es el propio del aceite de laurel.

El coleccionista de sellos

Todo verdadero jabón de Alepo tiene el sello del fabricante marcado en la propia pastilla. Tras el proceso de cortado que ya hemos mencionado, los trabajadores proceden a estampar a mano el signo distintivo de la fábrica. En el sello aparecerán obligatoriamente caracteres árabes, sin perjuicio de que también puedan acompañarlos otros occidentales.

Sabe más el jabón por viejo que por jabón

Es muy complicado señalar tajantemente una fecha para el nacimiento del jabón de Alepo. Se dice que pudo ser el jabón utilizado por Cleopatra o por la reina Zenobia de Siria, aunque no existan pruebas concluyentes. Pero esta dificultad a la hora de rastrear su origen parece decirnos algo: que el jabón de Alepo es antiquísimo, probablemente milenario.

Los antiguos romanos ya tenían sus propias formulaciones para fabricar jabón, pero se cree que la receta del jabón de Alepo recala en Europa en el siglo XII. Es muy probable que fuese traida por combatientes de las Cruzadas, porque combatir en el campo de batalla no impide reconocer que el enemigo va mejor aseado que tú.

Fue en zonas de España e Italia donde comenzó a generarse una pequeña producción, y es considerado el precedente del prestigioso jabón de Marsella, y quizá también del de Castilla.

Manteniendo viva la espuma

La guerra civil que sacude Siria  ha dejado tras de sí cientos de miles de víctimas mortales y cinco millones de refugiados.

De las más de 100 empresas que fabricaban el jabón de Alepo, solo dos siguen en pie en la milenaria ciudad siria.

Somos la primera empresa del mundo que se instala en la frontera turco-siria, concretamente en Gaziantep, a tan solo 50 kilómetros de la propia Alepo, desde donde elaboramos el jabón de Alepo de forma tradicional por medio de las manos de los que mejor saben hacerlo: los propios sirios.

Jabones de Alepo 100% originales con un 40% de esencia de Laurel
Jabón de Alepo 100% natural
1 und.
11,96 € / 200 gr.
Jabón de Alepo 100% natural
2 und.
22,36 € / 400 gr.
Jabón de Alepo 100% natural
3 und.
31,60 € / 600 gr.
Con esencia de Tulipán
1 und.
13,50 € / 125 gr.
Jabón de Alepo líquido
1 botella
11,96 € / 250 ml.
Caja Artesana de Alepo
Caja + 2 und.

36,80 € / 400 gr.

Caja Artesana de Alepo
Caja artesana + 2 und. + jabón líquido

52,00 € / 600 gr.

Por cada compra que realices, destinamos 1€  a Médicos del Mundo Turquía.

¿Quieres un -10% de descuento?

Ahora y por tiempo limitado tienes un -10% de descuento al suscribirte a nuestra Newsletter

SUSCRÍBETE Y CONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra Newsletter esta hecha por y para humanos, para probar que eres uno de los nuestros, revisa el mail que acabamos de enviarte.

SUSCRÍBETE YCONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra newsletter está hecha por y para humanos, para demostrar que tú también lo eres, haz clic en el enlace del email que acabamos de enviarte.

SUSCRÍBETE YCONSIGUE -10% DTO

* indicates required
Consentimiento *

Nuestra newsletter está hecha por y para humanos, para demostrar que tú también lo eres, haz clic en el enlace del email que acabamos de enviarte.

Share This